Historia de Miramar

Miramar comienza con asentamientos espontáneos desde principios del SXX, se declaró como la fecha de su fundación el 18 de Noviembre de 1924, día en que el gobernador Julio A. Roca h., firma el decreto de fundación legalizando el plano del pueblo. Único asentamiento humano organizado que vive en la ribera de la mayor cuenca cerrada de Sudamérica, la laguna Mar Chiquita o Mar de Ansenuza. En el año 2014, un decreto del Gobernador Juan Manuel de la Sota, no declara Miramar de Ansenuza, para destacarnos del resto que también llevan nuestro nombre, y hacernos más notables. Hoy su historia se cuenta a través de restos de hoteles que enaltecieron a la localidad en la década del `70.

Barro, tren y mar

Los primeros asentamientos espontáneos datan de principio de siglo; cercanos a terrenos salinos, lodosos, que contenían propiedades curativas, y que atrajo con el tiempo a turistas de todo el mundo, como lo eran principalmente alemanes e italianos. La fango terapia y la inmersión a estas aguas salobres, tratamientos de cuarenta minutos cada uno, y al repetirse 2 veces por día, llevaban a una disminución a las dolencias, muchas veces de manera total. Hizo surgir lo que hoy es, nuevamente una localidad, íntegramente turística. Lorenzo Barone construyó lo que es considerado el primer alojamiento en 1908: 20 habitaciones construidas como lo eran nuestros ranchos criollos de adobe y postes de quebracho. Localidad que fue expandiéndose, con la llegada del tren en 1912; así estos turistas llegaban de las ciudades más importantes, como Córdoba, Rosario y Buenos Aires; para luego transitar 12 km por tierra y llegar así a estos alojamientos a buscar alivio a sus dolencias. Uno de los alojamientos que más se destacaron, correspondían a la familia Rosso, llegados a estas tierras después de la década de 1910, tan rápidamente creció debido a ser una familia visionaria por aquellos tiempos, con ideas europeas de lo que buscaban ser. Así fue. Para la década de 1930, tal alojamiento destacó por ser en pocos años uno de los más importantes, a tal punto que la localidad lleva su nombre MIR-MAR. De los servicios más importantes que tenía destacan los primeros Ford T, cero km, los primeros que habían salido de fábrica. A la economía de la localidad, se le sumo, un gran número de criaderos de coypus , produciendo así, más de 200 mil pieles, que se exportaban nacional e internacionalmente, dicha económica tuvo su principal auge en la década el 80, siendo por aquellos años, una de las que salvaban a la localidad. En la actualidad, solamente quedan 5 criaderos de nutrias, hoy remontando por lo saludable de su carne, pudiéndose hoy conocer y visitar, estos mismos criaderos. En mayo en la localidad se festeja “La Fiesta Provincial de la Nutria”, que atrae a turistas gastronómicos, de todo el país. La localidad estuvo atravesada por diferentes vicisitudes, predominando siempre como problemática real, los avances de la laguna. La relación que mantuvo la localidad, con una laguna cíclica, que le dio vida, pero que por el contrario muchas veces, casi se las quito. Sufrió sequías, en dos oportunidades, donde las aguas han estado tan lejos como 3 km de la misma localidad, pero fue fácil organizarse en estos períodos, por la implementación de canales; el problema real anteriormente mencionada siempre fue el avance de la laguna, sobre la localidad. En el primer avance, en el año 1959, se intentó detener el mismo con piedras enviadas por el gobierno de Córdoba, infructuosamente, debido a su característica de avanzar lentamente y filtrar por debajo de la misma defensa. Avanzando en el año 1961, dentro del Hotel Mira-Mar, permaneciendo allí el agua, casi dos años, por lo que llevo al cierre definitivo del mismo, y la pérdida de la edificación. Obviamente no fue la única, y este avanzo freno en el año 63, dando respiro a los residentes, con un período de sequía que así iniciaba.

La marea de los ’70

La década del 70 fue uno las más importantes de Miramar, su época de oro y de esplendor, llegando alcanzar una capacidad de 70 mil turistas, en la temporada, única en la provincia de Córdoba, con más de 100 hoteles, más hospedajes, hosterías; y que destacaban sus grandes pistas de bailes. Sin embargo su brillo no duraría mucho. Por los años 77 y 78, una laguna que comienza a crecer, y que lo primero que perjudica, era el hotel que más distinguía, Hotel Copacabana, ya que el mismo se ubicaba el Casino de la localidad. El cual se traslada por pocos años al Gran Hotel Viena, hasta que se traslada definitivamente a la ciudad de Carlos Paz, también llevándose su gente con él. En esos años rápidamente, la costanera se complementa con grandes bloques intentando frenar el avance del agua. Lamentablemente este período de lluvia dura casi 10 años, avanzando sobre un total de 27 manzanas, y perdiéndose así 400 edificaciones. Lo que llevo que muchos abandonaran la ciudad, el 60% de la población. Las más bellas de la localidad, y que ofrecieron hasta 1992, un paisaje triste y donde el tiempo lo torno peligroso. A pesar de las adversidades naturales , para quienes quedaron, aparece en estas aguas y debido a su baja salinidad, el pejerrey, un elemento nuevo en la economía de la misma, donde se comienza con la pesca comercial del mismo, (hoy prohibida). Aquí se produce el auge de los criaderos de la falsa nutria.

Detonación y después

Este paisaje que mostraba más de media ciudad bajo el agua, llega a fin el 15 de setiembre de 1992, desde el Municipio y con la ayuda del Gobierno Nacional, se comienzan con las detonaciones de las edificaciones. Una escuela para aprender a detonar, según relatan los militares que se hicieron presentes. Las detonaciones más importantes de la Argentina no solamente por este hecho, sino porque se realizaron bajo el agua, implosiones, y controladas. Dando así un aspecto menos triste, donde solo el sol se pudiera admirar ocultándose en la laguna. Con un paisaje distinto, menos triste, menos peligroso, y un espíritu en la gente que no se dejará abatir, van surgiendo de poco emprendimiento, como los alojamientos, una playa, crear un nuevo centro. Creímos haber logrado un acuerdo de paz con esta maravillosa laguna. Pero en el año 2003, sus aguas volvieron avanzar, por tercera vez en un sector de la localidad. Igualmente ya nos dejarían abatir por ello. Nuevos estudios demostraron el pico máximo de la laguna es de 10.000 km2. El Gobierno de Córdoba, muy presente ésta vez, con su apoyo logramos resurgir nuevamente. Un nuevo barrio, donde reubicar estas familias. Una Costanera que nos vuelve embellecer, que nos vuelven a iluminar como pueblo. nos dejo ilusiones y sueños que se cumplieron con el paso del tiempo. Hoy es un pueblo con nuevas oportunidades para los mismos residentes, y para quienes vienen con ilusiones al mismo. Cada año tenemos actividades que nos invitan a sumergirnos a este para paraíso.


Centro comercial, industrial, hotelero y de prestadores de servicios turisticos - 2014